EL PUEBLO DE NAVAZA,

 

del cual emana única y exclusivamente la soberanía nacional, representado por sus delegatarios a la Asamblea Nacional Constituyente, miembros a su vez del pueblo de Colombia y como tal de la nación colombiana, en su condición de ciudadanos y nacionales de Navaza, fundamentado en el ius gens y el ius commune, invocando la especial protección de Dios Nuestro Señor, fuente de toda sabiduría, razón y justicia, que en ejercicio del legítimo derecho consagrado en el artículo 3º de la Constitución Política de Colombia el día 12 de octubre de 2005 declaró la absoluta independencia del territorio de Navaza de cualesquiera otro poder, Estado o gobierno extranjero y confirmó su completa soberanía, con base en la titulación establecida por el Rey Carlos I de España, mediante Cédula Real del 17 de Julio de 1543 (Ley 8ª del TÍTULO XV del Libro II de las Leyes de Indias), por la cual se dispuso la creación de la Real Audiencia y Chancillería Real de Santa Fe en el Nuevo Reino de Granada y determinó su jurisdicción administrativa y judicial, conforme al siguiente texto:

 

“Ley viii. Audiencia y Chancilleria Real de Santa Fé en el Nuevo Reyno de Granada.

En Santa Fé de Bogotá de el Nuevo Reyno de Granada resida otra nuestra Audiencia y Chancilleria Real, con vn Presidente, Governador y Capitan General: cinco Oidores, que tambien sean Alcaldes de el Crimen: vn Fiscal: vn Alguazil mayor: vn Teniente de Gran Chanciller, y los demás Ministros y Oficiales necessarios, y tengan por distrito las Provincias del Nuevo Reyno, y las de Santa Marta, Rio de San Iuan, y Popayan, excepto los lugares, que de ella están señalados á la Real Audiencia de Quito, y de la Guayana, ó Dorado, tenga lo que no fuere de la Audiencia de la Española, y toda la Provincia de Cartagena, partiendo terminos: por el Mediodia con la dicha Audiencia de Quito, y tierras no descubiertas: por el Poniente, y por el Septentrion con el Mar del Norte, y Provincias que pertenecen á la Real Audiencia de la Española: y por el Poniente con la de Tierrafirme. Y mandamos, que el Governador y Capitan General de las dichas provincias, y Presidente de la Real Audiencia de ella, tenga, vse y exzerca por si solo la governacion de todo el distrito de aquella Audiencia, assi como le tienen nuestros Virreyes de la Nueva Esspaña, y provea los repartimientos de Indios, y otros Oficios, que se huvieren de proveer, y despache todas las cosas y negocios, que fueren de el govierno, y los Oidores de la dicha Audiencia no se entrometan en lo que á esto tocare, y todos firmen lo que en justicia se proveyere, senteciare y despachare.”

 

DECRETA, SANCIONA Y PROMULGA

 

la siguiente

 

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL GRAN DUCADO DE NAVAZA

 

 

TÍTULO I

 

Del Pueblo, la Nación y el Estado

 

Artículo 1º.- El pueblo de Navaza, que integra la nación navacense, se encuentra conformado por todos los nacionales navacenses, a quienes asiste por derecho legítimo la soberanía sobre el territorio de Navaza, de acuerdo con los términos de la presente Constitución, la cual a su vez rige y orienta los destinos de la nación a través del Estado legítimamente constituido para esos efectos. 

 

Artículo 2º.- Navaza se establece como un Estado de derecho independiente, libre y soberano, plural y participativo, social, corporativo y científico estructurado como una Monarquía Constitucional Parlamentaria con instituciones democráticas.

 

Artículo 3º.- El Estado de Navaza se erige como un Gran Ducado y para todos los efectos de denomina Gran Ducado de Navaza.

 

Artículo 4º.- Las finalidades del Estado son las de reafirmar la soberanía nacional sobre la Isla de Navaza, salvaguardar los derechos humanos, sociales, económicos, científicos, ambientales y personales de sus nacionales en el mundo y de todos sus habitantes, nacionales o no y promover el entendimiento, bienestar, justicia, seguridad y la convivencia pacífica de todos sus asociados.

 

Artículo 5º.-  La soberanía nacional corresponde al Pueblo de Navaza el cual delega su ejercicio en las instituciones establecidas conforme a esta Constitución, especialmente por parte de su máximo depositario: el Gran Duque de Navaza.

 

Artículo 6º.- La presente Constitución es norma suprema a partir de la cual surgen las leyes y otras disposiciones, primando sobre todas las demás; los tratados internacionales debidamente ratificados se entienden incorporados a ésta. Todos los nacionales de Navaza, así como los extranjeros residentes en el territorio nacional se encuentran obligados a acatar estas disposiciones y a respetar y obedecer las instituciones y autoridades creadas con base en las mismas.

 

Artículo 7º.- El Estado propende por el respeto y preservación de los valores culturales e históricos de la nación navacense, su permanencia y continuidad, así como su ascendiente hispánico y amerindio en armonía y unidad con los demás pueblos americanos; el idioma oficial de Navaza es el castellano.

 

El Estado protege la vida, honra, bienes e integridad física y moral de las personas, garantiza de manera irrestricta la libertad personal y colectiva,  estimula la iniciativa particular y respeta la propiedad privada obtenida legalmente, la cual debe estar al servicio del desarrollo social y del bienestar común.

 

Artículo 8º.- Es deber del Estado asegurar el cumplimiento de la presente Constitución y de las demás normas derivadas de esta, así como los preceptos de Derecho Internacional Público suscritos, ratificados y aprobados por el Poder Público estatal.

 

 

TÍTULO II

 

Del Territorio y los bienes de la Nación

 

Artículo 9º.- Son elementos integrantes de Navaza la totalidad del territorio insular, ubicado en los 18°25' de latitud Norte y 75°02' de longitud Oeste en el Mar Caribe, junto con todos sus usos, anexidades y costumbres, el subsuelo, el mar territorial, la zona contigua, la plataforma continental, la zona económica exclusiva, el espacio aéreo, el segmento de órbita geoestacionaria y el espectro electromagnético. También hacen parte del territorio las embajadas y sedes diplomáticas y consulares en el exterior.

 

Artículo 10º.- El territorio de Navaza con los bienes públicos que forman parte de él pertenece exclusivamente a la nación navecense, es inviolable e indivisible en todas sus formas. Queda prohibido todo tipo de actividades que pongan el riesgo el territorio nacional y sus ecosistemas, especialmente la realización de pruebas nucleares, químicas o biológicas, el tráfico o depósito de desechos peligrosos, tóxicos, químicos, biológicos o radioactivos de carácter ilegal. Cualquier persona vinculada directa o indirectamente con alguna de éstas actividades en el lugar que sea, tendrá vetado el acceso al territorio nacional y la consecuente pérdida de derechos políticos si los tuviere.

 

El territorio de Navaza dedicará sus esfuerzos a la promoción y generación de producción científica para el estudio del cambio climático, la preservación del medio ambiente, el estímulo de la innovación y el desarrollo, uso y apropiación de tecnologías que fomenten una economía digital y solo podrán desarrollarse actividades que no afecten el ecosistema de la isla, para ello podrá extenderse el área física insular mediante estructuras flotantes artificiales entre otros. 

 

 

TÍTULO III

 

De las Personas y la nacionalidad

 

Artículo 11º.- El Estado de Navaza determina a la persona humana como causa y fundamento de la actividad del Estado, el cual se organiza para la búsqueda, la consecución de la justicia, la seguridad jurídica y el bien común. 

 

Reconoce igualmente a todo ser humano desde el instante mismo de su concepción y prohíbe cualquier clase de manipulación genética o investigación o desarrollo que comprometa la alteración o transformación de los elementos  naturales determinantes y únicos de las personas, salvo en circunstancias especiales de investigación y desarrollo con carácter terapéutico. 

 

La familia natural es el núcleo esencial de la sociedad y por tanto tendrá toda la protección y respeto por parte del Estado. Cualquier figura alternativa que pretenda suplantarla carece de validez y efectos. La familia agnaticia seguirá los mismos principios de la familia natural. 

 

Artículo 12º.- Todo nacional de Navaza y extranjero que llegue a territorio de este país de manera ocasional o permanente tendrá los mismos derechos y deberes establecidos en las normas positivas de derecho que se expidan mediante el ejercicio del poder público representado por las instituciones.

 

Artículo 13º.- Son nacionales navacenses:

 

1) Por nacimiento:

 

Los nacidos en el territorio de Navaza.

Los hijos de padre o madre navacence.

Los naturales de Colombia que acrediten esta condición y demanden su calidad de nacionales navacenses ante el Estado de Navaza para que les sea reconocida por parte del mismo.

 

2) Por adopción:

 

Los naturales de los demás países hispanoamericanos que soliciten ante el Estado de Navaza su inscripción como nacionales de Navaza y les sea concedida.

 

Los extranjeros no hispanoamericanos que requieran ante el Estado de Navaza la nacionalidad navecense y obtengan la carta de naturalización por parte de este.

 

La nacionalidad navacense no es incompatible con otras nacionalidades del beneficiario de la misma.

 

En todo caso el Estado de Navaza podrá no reconocer o inscribir la calidad de nacional, o conceder carta de naturalización por razones de seguridad del Estado.

 

Artículo 14º.- Se establece la mayoría de edad a todos los nacionales navacenses mayores de dieciséis (16) años.

 

 

TÍTULO IV

 

De los derechos y los deberes

 

Artículo 15º.- Los derechos políticos son exclusivos de los nacionales de Navaza.

 

Artículo 16º.- Todos los ciudadanos de Navaza son iguales ante la ley, tendrán los mismos derechos y obligaciones. Quienes obtengan títulos de nobleza por parte del Gran Ducado de Navaza únicamente podrán ostentar las prerrogativas establecidas en la presente Constitución y en el entendido de que tales honores significan responsabilidades permanentes al servicio de la nación y en especial su lealtad al Estado y sometimiento a la legalidad en todo caso.

 

Artículo 17º.- El Estado de Navaza a través de sus autoridades e instituciones se establece para la protección y custodia de los derechos aquí garantizados de todos los nacionales de este país y extranjeros residentes en el mismo, así como para requerir el cumplimiento de sus deberes.

 

Artículo 18º.- Los derechos garantizados por el Estado de Navaza, de carácter principal son:

 

El derecho a la vida y a la integridad física;

El derecho a la igualdad;

El derecho a la libertad;

El derecho al trabajo;

El derecho a la educación;

El derecho a la salud;

El derecho a un ambiente sano;

El derecho a la justicia, al debido proceso y el habeas corpus;

El derecho a participar en las decisiones políticas de la nación;

El derecho a elegir y ser elegido;

El derecho a la propiedad privada;

El derecho a un bienestar social;

El derecho a formular peticiones ante las autoridades.

El derecho a la honra y el buen nombre;

El derecho de asociación;

 

De igual manera el Estado de Navaza, podrá conceder discrecionalmente el asilo político a los extranjeros que lo soliciten, acreditando previamente estos su condición de perseguidos por razones de esta índole.

  

Artículo 19º.- La democracia es un derecho y un deber social que se ejerce a través del sufragio directo, universal y obligatorio.

 

La actividad política se podrá ejercer a través de partidos políticos legalmente constituidos que expresen manifiestamente su aceptación a la presente carta política, los cuales deben estar constituidos conforme a la ley por un número plural de ciudadanos, estructurados y organizados democráticamente. 

 

 

TÍTULO V

 

Del régimen económico

 

Artículo 20º.- La economía será orientada por parte del Estado, los particulares podrán ejercer la libertad de empresa dentro del marco legal y constitucional. El régimen económico se basará  en el respeto a la propiedad privada, basada en los principios de distribución, subsidiariedad y solidaridad, los medios de producción se administrarán preferentemente dentro de un concepto corporativista que permita el acceso a ellos por parte de todos los navacences. Queda proscrita toda forma de holdings, carteles, trust o cualquier otra forma de acumulación empresarial que genere la creación de monopolios. Solamente procederá la expropiación de bienes que tengan origen o utilización ilícita o por circunstancias de interés público. Cualquier propiedad, construcción o inversión efectuada por persona alguna con desconocimiento de la presente Constitución, los títulos soberanos o las leyes de Navaza, o instalados allí previamente a la expedición de la presente Constitución  con base en títulos falsos o unilaterales, se reputan de propiedad de la nación navacense y no habrá lugar a indemnización, compensación o reparación de ninguna índole.

 

El Estado adelantará las acciones necesarias para obtener el pago de los recursos naturales renovables y no renovables extraídos ilegalmente por parte de gobiernos y particulares extranjeros a través de su historia. Del mismo modo adelantará acciones regulatorias o de intervención en las actividades económicas que contraríen las presentes prescripciones. 

 

Artículo 21º.- Los bienes, derechos y propiedades de la nación de Navaza son bienes públicos administrados por el Estado, y estos a su vez son inalienables, inembargables e imprescriptibles en toda su extensión.

 

 

TÍTULO VI

 

Del Poder Público – La Jefatura del Estado

 

Artículo 22º.- El poder público del Estado de Navaza radica en la Jefatura del Estado y de manera tripartita en la rama ejecutiva, la rama legislativa y la rama judicial.

 

Artículo 23º.- La Jefatura del Estado será ejercida por un Monarca, en cabeza del jefe oficial, jurídico, de nombre y de armas de la Casa Noble y Soberana de Navaza, investido con las prerrogativas irrevocables y propias del Ius Majestatis, del Fons Honorum, del Ius Solii, del Ius Disponendi y del Iure Fidei, con plena independencia para todos los efectos del derecho nobiliario internacional y comparado al cual se le confiere el título de “Gran Duque de Navaza”.

 

La persona del Gran Duque es sagrada e inviolable. Cualquier delito en contra de la persona del Gran Duque o sus herederos será considerado delito de lesa majestad. 

 

El Gran Duque de Navaza podrá reconocer u homologar títulos expedidos por otras casas nobles y dispensar títulos de nobleza, con insignia propia, hereditarios y transmisibles in perpetuam ad infinitum a sus descendientes directos e indirectos por línea masculina y femenina sub conditionem de absoluta fidelidad y lealtad al Gran Ducado de Navaza.

 

El Gran Duque podrá hacerse representar por un miembro de la nobleza, que tendrá el título de Lugarteniente del Gran Duque y quien prestará juramento de observar la Constitución y ser fiel al monarca antes de ejercer sus poderes.

 

La persona del Gran Duque es inviolable, solamente podrán juzgarlo el Consejo de la Corona por razones de carácter punitivo con base en la instrucción que para esos efectos adelante la Audiencia Nacional en pleno.

 

La Corona del Gran Ducado será hereditaria, pudiendo ser transmitida por sucesión a un miembro de la nobleza de Navaza por parte del Monarca, con la aprobación del Consejo de la Corona. Si en caso de muerte o incapacidad definitiva del Gran Duque, su sucesor fuera menor, se ejercerá una regencia por un miembro de la nobleza designado por el Consejo de la Corona, si no hubiera sucesor dinástico la nobleza en pleno elegirá de uno de sus miembros al sucesor para que asuma y establezca una nueva dinastía.

 

Artículo 24º.- Corresponde a la Jefatura del Estado el establecimiento de las relaciones exteriores, el ejercicio de la defensa nacional, la preservación del orden y el equilibrio del poder público y la representación del Gran Ducado de Navaza en todos los actos.

 

 

TÍTULO VII

 

De la Rama Ejecutiva – La Jefatura de Gobierno

 

Artículo 25º.- La Jefatura del Gobierno será ejercida por un Presidente, elegido por voto popular para períodos de cinco (5) años, reelegible hasta por un período consecutivo y quien ejercerá todas las demás atribuciones no asignadas a la Jefatura del Estado.

 

Artículo 26º.- La Rama Ejecutiva radica en cabeza del Jefe de Gobierno. Es función de esta rama ejecutar y reglamentar las leyes y velar por su efectivo cumplimiento y el de la presente Constitución.

 

Artículo 27º.- El Presidente de la Nación designará a los Ministros y demás dignatarios del Gobierno, con excepción del Ministro de la Cancillería y Relaciones Exteriores y del Ministro de Defensa y Seguridad Nacional, los cuales serán nombrados directamente por el Jefe del Estado. La designación de los demás Ministros deberá ser ratificada por la Jefatura del Estado.

 

Artículo 28º.- Los Ministerios serán los siguientes:

 

Ministerio de Estado, Justicia y Asuntos Electorales

Ministerio de la Cancillería y Relaciones Exteriores

Ministerio de la Defensa y Seguridad Nacional

Ministerio de Infraestructura y Comunicaciones

Ministerio de Economía Nacional y Productividad

Ministerio de Asuntos Sociales y Culturales

Ministerio del Hábitat y del Medio Ambiente

Ministerio de Planificación y Desarrollo

Ministerio de Ciencia, Innovación y Nuevas Tecnologías

 

 

TÍTULO VIII

 

De la Rama Legislativa

 

Artículo 29º.- La Rama Legislativa está representada por el Parlamento Nacional, el cual lo constituye el Consejo de la Corona y la Asamblea Nacional.  

 

Artículo 30º.- El Consejo de la Corona, o Cámara Alta, es un cuerpo colegiado de siete (7) miembros, integrado por los Consiliarios de la Corona, cuatro (4) de los cuales serán elegidos por los miembros de la nobleza titulada debidamente registrados y los tres restantes serán designados directamente por el Monarca, su período será de cinco (5) años. En el evento de faltar alguno de ellos se procederá a elegir su reemplazo de dentro de la nobleza titulada por el resto del período faltante a través del sistema de cooptación entre los integrantes del mismo Consejo de la Corona.

 

La base de la estructura social de la Nación es la nobleza, entendida ésta como el conjunto de los miembros fundadores y sus familias, así como quienes sean agraciados con ésta calidad por parte del Monarca, en su condición de Jefe oficial, jurídico, de nombre y de armas de la Casa Noble y Soberana de Navaza. 

 

Las concesiones nobiliarias solamente podrán ser revocadas por el Monarca previa declaratoria del Consejo de la Corona de la comisión de actos de indignidad, incapacidad o inhabilidad derivada de un proceso judicial punitivo.   

 

Artículo 31º.- La Asamblea Nacional, o Cámara Baja, estará integrada por los Diputados, elegidos democráticamente de manera directa por el pueblo de Navaza, para períodos de cinco (5) años reelegibles hasta por un período consecutivo.

 

Artículo 32º.- La Asamblea Nacional estará integrada por tres (3) representantes de cada una de las provincias y elegirá para un período igual al suyo a un secretario general.

 

Artículo 33º.- La función primordial del Parlamento de Navaza es la elaboración y aprobación de las leyes, las cuales podrán tener origen parlamentario u origen ejecutivo y comenzarán su trámite y discusión en la cámara baja para terminar en la cámara alta. 

 

Artículo 34º.- Corresponde a los miembros del Parlamento ejercer el control político sobre el gobierno.

 

Artículo 35º.- Las calidades para ser Consiliario de la Corona son las de ser ciudadano navacense, tener mínimo treinta (30) años de edad y ser adjudicatario de un título de nobleza legalmente conferido por el Gran Duque de Navaza. Las calidades para ser Diputado a la Asamblea Nacional las de ser ciudadano navacense y tener mínimo veinticinco (25) años de edad.

 

En ningún caso podrá ser designado como Consiliario de la Corona o elegido como Diputado a la Asamblea Nacional, quien haya sido condenado por razones de carácter punitivo, conforme a las leyes de Navaza.

 

 

TÍTULO IX

 

De la Rama Judicial

 

Artículo 36º.- La Rama Judicial está compuesta por la Audiencia Nacional, máximo tribunal de justicia del que hacen parte la Sala de Asuntos Civiles y Mercantiles, la Sala de Asuntos Punitivos, la Sala de Asuntos Constitucionales y la Sala de Asuntos Contenciosos, con tres (3) Oidores por cada una de las Salas, para un total de doce (12) Oidores.

 

También forman parte de esta rama, los Tribunales de Instancia, con salas en iguales materias a las antes señaladas, integradas por Magistrados y los Jueces en lo Común y en lo Punitivo.

 

Los Oidores, Magistrados y Jueces deberán ser ciudadanos navacenses y Abogados inscritos ante la Audiencia Nacional, con experiencia profesional de mínimo diez (10) años para los primeros, cinco (5) para los segundos y dos (2) para los terceros.

 

Los Oidores serán designados por el Jefe del Estado y estos a su vez designarán a los Magistrados y Jueces.  

 

Artículo 37º.- La Rama Judicial se integra por las jurisdicciones común, punitiva y contenciosa. Las controversias entre las instituciones del Estado y entre estas y los particulares se dirimirán conforme al régimen contencioso administrativo.

 

Artículo 38º.- Las fuentes del derecho serán de manera exclusiva y excluyente en orden de prioridad la Constitución, la Ley y la Jurisprudencia del Estado de Navaza. Bajo ninguna circunstancia la costumbre, el derecho comparado o extranjero se aceptan como fuentes de derecho en este país. Las controversias entre las ramas del poder público o entre sus distintas instituciones serán dirimidas por la Sala de Asuntos Contenciosos de la Audiencia Nacional. El derecho sustancial siempre primará sobre el derecho procesal. Queda prohibido todo legalismo innecesario y la justicia deberá ser pronta, cumplida y eficaz.

 

Artículo 39º.- Para la protección de los derechos de carácter principal constitucional, señalados en los Títulos I y IV de ésta Constitución, exclusivamente, se establece el recurso de amparo que se promoverá y decidirá ante las Salas de Asuntos Constitucionales. En materia de decisiones judiciales solamente procederá en cuanto sean violatorias del debido proceso.

 

Artículo 40º.- Es función de la Rama Judicial investigar y juzgar los litigios y controversias y aplicar las sanciones para quienes quebranten la ley y el orden constitucional de Navaza.

 

Los únicos fallos con efectos erga omnes serán los proferidos en los asuntos constitucionales, todos los demás tendrán efectos inter partes.

 

 

TÍTULO X

 

De los límites legales

 

Artículo 41º.- Se prohíben las penas de muerte y de confiscación, así como el mecanismo de la extradición de nacionales de Navaza, excepto por delitos de lesa humanidad y lesa majestad.

 

Artículo 42º.- Todas las instituciones y autoridades se establecen conforme a la Constitución y a la ley y solamente les está permitido obrar de conformidad con las mismas. Cualquier vulneración a estas disposiciones genera la nulidad de sus actos. Serán responsables por acción y/o por omisión.

 

 

TÍTULO XI

 

De los estados de excepción

 

Artículo 43º.- Se consagran los estados de excepción ante la ocurrencia de sucesos que alteren el orden constitucional y legal o que desestabilicen gravemente el orden económico y social. Estos son:

 

Estado de guerra exterior, conforme al cual le es permitido al Jefe del Estado asumir plenos poderes para repeler cualquier agresión extranjera y perdurará hasta tanto se asegure la soberanía y la paz de la nación.

 

Estado de alteración interior, según el cual, ante una inminente alteración del orden público interno el Jefe del Estado podrá asumir plenos poderes hasta por el lapso de un (1) año prorrogable hasta por otro tanto con la aprobación del Consejo de la Corona.

 

Estado de conmoción económica y social, por medio de la cual el Jefe del Estado asumirá plenos poderes en materia económica con el ánimo de contrarrestar cualquier crisis en estas materias hasta por un período máximo de seis (6) meses prorrogables hasta por otro tanto con la aprobación del Consejo de la Corona.

 

Artículo 44º.- La declaratoria de los estados de excepción compete única y exclusivamente al Jefe de Gobierno con la ratificación por parte del Jefe del Estado.

 

En todo caso para realizar la declaratoria de los estados de excepción se requiere del concepto previo favorable del Parlamento de Navaza, adoptado por cada una de las cámaras que lo componen.

 

 

TÍTULO XII

 

De las Fuerzas de Seguridad del Gran Ducado

 

Artículo 45º.- Las fuerzas de seguridad del Gran Ducado de Navaza estarán integradas por las Fuerzas del Orden, la Gendarmería y el Servicio de Inteligencia Nacional.

 

Todo ciudadano navacense está en la obligación de integrar las fuerzas de seguridad del Gran Ducado ante eventuales circunstancias que pongan en peligro la integridad nacional o el orden constitucional y legal de la Nación.

 

Artículo 46º.- La jefatura suprema de las fuerzas de seguridad del Gran Ducado de Navaza será del Jefe del Estado, quien por derecho propio detentará el grado de Capitán General de las Armadas Militares de Tierra, y del Aire, Almirante en Jefe de la Armada Militar Naval, Comandante en Jefe de la Gendarmeria y Supremo Director del Servicio de Inteligencia Nacional.

 

Artículo 47º.- Las Fuerzas Armadas de Navaza están integradas por las Armadas Militares de Tierra, Naval y del Aire.

 

La Gendarmería es un cuerpo civil armado dedicado a la preservación del orden y cumplimiento de la ley, dependiente del Ministerio de Estado, Justicia y Asuntos Electorales. 

 

 

TÍTULO XIII

 

Del control institucional

 

Artículo 48º.- El control institucional de la Nación estará a cargo de un Veedor elegido por la Audiencia Nacional para períodos de cinco (5) años, reelegible hasta por un período consecutivo. Para ser Veedor se requieren los mismos requisitos para ser Oidor. La competencia se extenderá a la vigilancia administrativa, fiscal y disciplinaria de los funcionarios del Estado. 

 

 

TÍTULO XIV

 

Del fisco, la política monetaria y cambiaria

 

Artículo 49º.- Todos los ciudadanos de Navaza están en la obligación de soportar las cargas fiscales e impositivas que requiera el Gran Ducado para su funcionamiento.

 

Artículo 50º.- La moneda nacional de curso forzoso es el Escudo Navacense, la cual podrá ser de desarrollo tecnológico y de carácter virtual.

 

Artículo 51º.- La política monetaria y cambiaria estará bajo la exclusiva dirección del Banco Central de la Reserva, el que a su vez será el único emisor de moneda. Se garantiza en todo caso la reserva de información bancaria solamente susceptible de ser intervenida por razones de carácter punitivo.

 

El Banco Central de la Reserva tendrá una administración, a cargo de un Presidente designado por el Jefe del Estado y una Junta Directiva, integrada por cinco (5) miembros, incluido él mismo quien la presidirá, tres (3) Vicepresidentes designados por el Jefe del Gobierno, estos últimos designados para períodos de cinco (5) años reelegibles hasta por un período consecutivo y el Ministro de Economía y Productividad quien actuará como Secretario General. 

 

Parágrafo: Podrá el Estado autorizar la existencia de sociedades extranjeras no domiciliadas en el territorio y un régimen tributario especial para las mismas. 

 

 

TÍTULO XV

 

De la administración regional

 

Artículo 52º.- El territorio de Navaza se divide en seis provincias, las cuales son Bahía Larga, Méndez, Fieschi, Bahía Lulú, Piedra Café y la ciudad capital.

 

Artículo 53º.- En cada provincia habrá un Regidor encargado de la administración pública regional, el cual será elegido popularmente para períodos de cinco (5) años reelegible hasta por un período consecutivo.

 

Artículo 54º.- Cada una de las provincias contará con un órgano coadministrador de gobierno regional denominado Cabildo Regional, integrado por tres miembros (3) cada uno, denominados Corregidores, los cuales serán elegidos popularmente para períodos de cinco (5) años reelegibles hasta por un período consecutivo.

 

Para ser Regidor es requisito ser nacional navacense, mayor de veinticinco (25) años y no tener antecedentes punitivos. Para ser Corregidor es requisito ser nacional navacense, mayor de veinte (20) años y no tener antecedentes punitivos.

 

Artículo 55º.- La capital de Navaza se llamará Nueva Santa Fe y tendrá la calidad de provincia autónoma.

 

Parágrafo: Hasta tanto se obtenga la posesión efectiva de la totalidad del territorio nacional de Navaza por parte del Gran Ducado, el poder público nacional se ejercerá “en el exilio” en la ciudad de Bogotá D.C., en la República de Colombia.

 

 

TÍTULO XVI

 

De los asuntos sociales, culturales, ambientales y tecnológicos 

 

Artículo 56º.- El Estado promoverá y garantizará la salud, educación e identidad cultural de los ciudadanos y estará a cargo del ministerio respectivo.

 

Artículo 57º.- El Estado promoverá y garantizará los asuntos relativos a la protección ambiental, desarrollo sostenible, la producción científica y tecnológica útil al servicio de los ciudadanos y estará a cargo de los ministerios respectivos.

 

 

TÍTULO XVII

 

De las reformas a la Constitución y la ratificación de actos gubernamentales

 

Artículo 58º.- La presente Constitución podrá ser reformada por vía de acto legislativo con el voto aprobatorio de las dos terceras partes de cada una de las cámaras del  Parlamento de Navaza en dos anualidades distintas y sucesivas y con la ratificación del Jefe del Estado.

 

Ante la ocurrencia de eventos extraordinarios que alteren de manera general la estabilidad política, económica o social que requieran la participación de la nación en su conjunto, podrá el Jefe del Gobierno convocar a una Asamblea Nacional Constituyente con la ratificación del Jefe del Estado, o en su defecto el mismo Jefe del Estado con la aprobación de la mayoría del Parlamento de Navaza.

 

Artículo 59º.- La presente Constitución es aprobada por los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, representantes del Pueblo de Navaza, convocada para el efecto por el Jefe del Gobierno con la ratificación del Jefe del Estado, y a partir de la fecha será la norma rectora de la nación Navacense.

 

En constancia de lo anterior se suscribe por los intervinientes delegatarios de la Asamblea Nacional Constituyente de Navaza a los veintisiete (27) días del mes de octubre de 2018.

 

 

El Presidente de la Asamblea Nacional Constituyente,

 

Moisés David Hernández.

 

 

El Secretario de la Asamblea Nacional Constituyente,

 

Santiago Marín Sandoval.

 

 

Los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente,

 

Fernando Ojeda Orejarena

Carlos Alberto Vallejo

Hugo Moncaleano Pérez

Milton Fernando Cuervo

Víctor Eduardo Quiroga

Camilo Acosta Márquez

Edgardo Bassi Burgos

Germán Castro

Luisa Fernanda Guasca

Fabio Santana

Alfonso Vanegas

David Sierra Ulloque

Agmeth Escaf

Cesar Vergara.

 

S.A.R. Don Hernán Alejandro Olano García

Barón de Tesalónica, Alto Protector del Gran Ducado de Navaza

Constitución Nacional